dimecres, 7 d’agost de 2013

La excelencia en las profesiones sanitarias




Victoria Camps, Catedrática de Filosofía moral y política de la Universidad Autónoma de Barcelona, en su artículo “la excelencia en las profesiones sanitarias” presenta todo un tratado ético de lo que  comporta ser un profesional “virtuoso” de la Sanidad, recopilando  pensamientos de versados autores desde la antigüedad hasta nuestros días.
En primer lugar, propone reflexionar sobre la excelencia profesional como un valor ético. Constata que las profesiones sanitarias muestran  insuficiencias  con respecto a la protección de la salud de las personas. Destaca que  la mercantilización de las profesiones y la  deferencia  del conocimiento científico en detrimento del conocimiento humanista hacen que éstas tengan muchas veces, como objetivo primordial el beneficio privado y no el interés público y obstaculiza el tratamiento integral del paciente. Resuelve, después de exponer pensamientos de diversos expertos, que las profesiones sanitarias para merecer la excelencia, deben englobar:
  • Atención prioritaria al interés del paciente.
  • Colaboración con los demás profesionales relacionados.
  • Preocupación por la buena imagen de la profesión.
  • Apertura al pensamiento humanista.
En un segundo lugar analiza, de la mano de Aristóteles y varios pensadores contemporáneos, qué virtudes determinan dicha excelencia y cita:
    -         La benevolencia.
    -         El respeto.
    -         El cuidado.
    -         La sinceridad.
    -         La amabilidad.
    -         La justicia.
    -         La compasión.
    -         La integridad.
    -         La prudencia.”Autorregulación”
Victoria Camps prosigue su artículo insistiendo en que todas estas virtudes no sólo pueden quedarse en el plano teórico sino que se han de poner en práctica al servicio de la justicia y el bien del paciente.
La autora acaba expresando que el ejercicio de las profesiones sanitarias debería tener como único objetivo el bien del enfermo e intentar alcanzar para dichas profesiones el prestigio y la dignidad que les corresponden.

Quisiera compartir con todos mis compañeros y con los visitantes de nuestro bloc una  reflexión:
Somos seres sociales, desde que nacemos necesitamos de nuestro entorno para poder desarrollarnos de forma integral. La sociedad no es un “ente” indefinido que crece y se transforma de forma maquinal, la sociedad se construye y crece a través de las aportaciones que cada individuo es capaz de brindar. Una de las más importantes contribuciones que hacemos a la sociedad, esa sociedad de la cual todos somos responsables, es a través de nuestra profesionalidad. 
El vehículo que hace posible las interacciones necesarias para el buen desarrollo social e individual es la comunicación: Nos comunicamos porque somos seres sociales y nos relacionamos. Necesitamos comunicarnos, es algo intrínseco del ser humano. Hemos podido ver a lo largo de nuestra formación académica, el sufrimiento que ocasiona a las personas, la imposibilidad de hacerlo.  Como logopedas, debemos ayudarlos en su rehabilitación, aportando nuestros conocimientos técnicos y científicos sin olvidarnos de la importancia del trato humano y del acompañamiento.
Trabajemos la excelencia en nuestra profesión, ello nos hará mejores profesionales y mejores personas.
Quiero dar las gracias a Victoria Camps por sus aportaciones y al grupo docente de la Fundació Universitaria del Bages por su ayuda en la consecución de estos logros.
 
Mari Carmen Muñoz Moya
Logopeda